Actualidad Fiscal
Actualidad Fiscal / 2017 – Boletín 12
January 19, 2017
0

Estimados Ejecutivos y Amig@s:

Buenas tardes.

El día de hoy se publicó en el Diario Oficial de la Federación, dos decretos derivados del “Acuerdo para el fortalecimiento económico y protección de la economía familiar”, los cuales tendrán como objetivo el impulso a la inversión productiva por medio de la repatriación de recursos que se mantienen en el extranjero y medidas para la generación de empleo aplicando una deducibilidad al cien por ciento a las inversiones de pequeñas y medianas empresas.

El primero de dichos decretos, denominado “Decreto que otorga diversas facilidades administrativas en materia del impuesto sobre la renta relativos a depósitos o inversiones que se reciban en México” se basa en el entorno económico de México que se visualiza en el corto plazo, donde se hace evidente la necesidad del fortalecimiento del ahorro interno para blindar la economía del país. De esta forma se propuso un esquema que facilite el pago del Impuesto sobre la Renta (ISR) para motivar el retorno de capitales en el extranjero, que en términos generales consiste en lo siguiente:

Las personas físicas y morales residentes en el país, así como los residentes en el extranjero con establecimiento permanente en México, que hayan obtenido ingresos que se retornen al país y que se hubiesen mantenido en el extranjero con anterioridad al 1 de enero del 2017, podrán optar por pagar con una tasa preferencial del ISR del 8%, sin actualización o tipo de deducción alguna. De esta manera, sobre los montos pagados no se causarán recargos ni se impondrán multas.

Los ingresos a que hace mención el párrafo anterior se definen básicamente por tres tipos:

  • Ingresos derivados de inversiones: Intereses, dividendos, ganancia por venta de acciones o ganancia por operaciones financieras derivadas, entre otros.
  • Inversiones directas: Las realizadas en instituciones financieras del extranjero, como bancos o casas de bolsa.
  • Inversiones indirectas: Las realizadas en sociedades o a través de vehículos financieros como los fideicomisos; también las efectuadas en paraísos fiscales.

Es importante mencionar que solo quedarán comprendidos dentro del beneficio del decreto, los ingresos y las inversiones que se retornen al país durante el 19 de enero y hasta el 19 de julio del presente año y se inviertan y permanezcan invertidos en territorio nacional por un plazo de al menos dos años contados a partir de la fecha en que se retornen. La inversión de los citados recursos deberá realizarse en bienes de activo fijo, terrenos, construcciones y proyectos de investigación-desarrollo de tecnología, en pagos de pasivos que hayan sido contraídos con partes independientes con anterioridad a la entrada del presente decreto, o bien, en la realización de inversiones a través de instituciones de crédito o en casas de bolsa, constituidas conforme a las leyes mexicanas.

Las personas que se acojan al beneficio fiscal deberán conservar como parte de su contabilidad la documentación que demuestre que los recursos de que se trate se recibieron del extranjero, que el pago del impuesto respectivo se efectuó dentro de los quince días naturales siguientes a la fecha en que se retornen al país los recursos del extranjero y que se conserven los comprobantes de los depósitos o inversiones realizados en territorio nacional, así como la declaración de pago del impuesto correspondiente durante un plazo de cinco años, contado a partir de la fecha del pago de dicho impuesto.

De igual forma, el decreto indica que los recursos repatriados deben incluirse en el cálculo de la utilidad fiscal, de la cual se disminuirá el impuesto pagado por los recursos repatriados. El resultado obtenido se podrá adicionar al saldo de la cuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN). Para efectos de la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas (PTU), también se deberá considerar la utilidad fiscal que resulte.

Por último, es preciso mencionar que el decreto no contempla el beneficio a los contribuyentes que, con anterioridad a la fecha de pago, se les hubiera iniciado el ejercicio de las facultades de comprobación, en relación con los ingresos sujetos a repatriación, o bien, cuando hayan interpuesto un medio de defensa o cualquier otro procedimiento administrativo o jurisdiccional, relativo al régimen fiscal de los ingresos en mención, excepto si se desisten de los mismos. De igual forma no será aplicable el decreto cuando se trate de ingresos provenientes de una actividad ilícita, de acuerdo a lo señalado por el artículo 400-Bis del Código Penal Federal (lavado de dinero).

 

En relación a la segunda facilidad, presentada por el Ejecutivo como “Decreto por el que se otorga un estímulo fiscal en materia de Deducción Inmediata de Bienes Nuevos de Activo Fijo para las Micro y Pequeñas Empresas”, el mismo se concentra principalmente en una deducibilidad inmediata durante este ejercicio fiscal y el siguiente (2017-2018), en beneficio de las pequeñas y medianas empresas (PYMES). Esto, según explico el mandatario, tendrá un gran beneficio, ya que existen actualmente más de 4.2 millones de PYMES en México, que generan 7 de cada 10 empleos. Asimismo, permitirá que millones de estas empresas, puedan destinar mayores recursos a la compra de equipos y tecnologías que mejoren su productividad.

Analizando a detalle este estimulo, abarca a los contribuyentes personas físicas o morales que tributen de acuerdo al régimen general de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), que hayan obtenido ingresos propios de su actividad empresarial en el ejercicio inmediato anterior hasta por 100 millones de pesos. El beneficio principal, objeto de este decreto, indica, que dichos contribuyentes, podrán optar por efectuar la deducción inmediata de la inversión de bienes nuevos de activo fijo, en el ejercicio en el que se adquieran, deduciendo la cantidad que resulte de aplicar al monto original de la inversión, únicamente los por cientos que se establecen dentro del mismo, en lugar de los previstos en los artículos 34 y 35 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR).

Esta deducibilidad inmediata estará condicionada a que los contribuyentes en mención, no excederán del límite previsto en el párrafo anterior, respecto de sus ingresos del ejercicio. Si al final del ejercicio exceden del límite citado, deberán cubrir el impuesto correspondiente por la diferencia entre el monto deducido y el monto que se debió deducir en cada ejercicio en los términos de los artículos 34 y 35 de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Ahora bien, dentro de las restricciones a los activos fijos que no pueden apegarse a este decreto se encuentran: mobiliario y equipo de oficina, automóviles, equipo de blindaje de automóviles, o cualquier bien de activo fijo no identificable individualmente ni tratándose de aviones distintos de los dedicados a la aerofumigación agrícola.

En términos del coeficiente de utilidad que utilizan las personas morales para la determinación del ISR, el Decreto indica que los contribuyentes que apliquen la facilidad, adicionarán a la utilidad fiscal o reducirán de la pérdida fiscal del ejercicio por el que se calcule el coeficiente, según sea el caso, con el importe de la deducción determinada conforme al propio Decreto.

Para efectos de los pagos provisionales, quienes apliquen este estímulo, podrán disminuir de la utilidad fiscal determinada de conformidad con el artículo 14, fracción III de la LISR, el monto de la deducción inmediata efectuada en el mismo ejercicio. El citado monto de la deducción inmediata, se deberá disminuir, por partes iguales y de forma acumulativa en dichos pagos correspondientes al ejercicio fiscal de que se trate, a partir del mes en que se realice la inversión. Es importante enfatizar que no se podrá recalcular el coeficiente de utilidad determinado en los términos del artículo 14, fracción I de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Otro de los controles imperativos para poder operar bajo este decreto, radica en llevar un registro específico de las inversiones por las que se tomó la deducción inmediata, anotando los datos de la documentación comprobatoria que las respalde y describiendo en el mismo, el tipo de bien de que se trate, el por ciento que para efectos de la deducción le correspondió, el ejercicio en el que se aplicó la deducción y la fecha en la que el bien se dé de baja en los activos del contribuyente. Es Importante mencionar que para los efectos del artículo 5 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA), la deducción inmediata establecida en este Decreto, se considera como erogación totalmente deducible, siempre que se reúnan los requisitos establecidos en la Ley del Impuesto sobre la Renta.

 

*          *          *

Leave a Reply